Goya
trucos-cocina

Siete trucos de alta cocina que llevarán tus platos a lo más alto

A estas alturas, cualquiera sabe freír un huevo o pasar un filete de pechuga a la plancha, pero pocos se atreven con trucos de la alta cocina. ¿Quieres convertirte en un «cocinitas»? ¡Te ayudamos! En Goya hemos recopilado siete trucos que llevarán tus platos a otro nivel. Si quieres dejar con la boca abierta a tus invitados, ¡coge papel y lápiz!

Aderezar lo es todo

Unas verduras hervidas o al vapor, alimentos crudos, unos cereales cocidos, un tofu salteado o una carne o pescado a la plancha pueden resultar preparaciones poco apetecibles. Pero, ¿y si transformamos su apariencia y su sabor con un sencillo aderezo?

Llamamos aderezo al ingrediente o conjunto de ingredientes que se emplean para sazonar los alimentos. ¡Pueden convertir una comida aparentemente sosa en un sabroso plato! Los condimentos (pimienta, orégano, perejil, ajo en polvo, albahaca, etc.) y las salsas (como la mayonesa, el kétchup o la mostaza) son aderezos populares.

La gastronomía típica de cada país o región es más proclive a la utilización de unos determinados aderezos. Por ejemplo, la salsa pesto con albahaca como ingrediente principal es típica de la cocina italiana. No obstante, cada comensal es un mundo y añadirá los condimentos en función de su gusto y apetencia. Y es que… ¡hay personas a las que les gusta la comida mucho más sabrosa que a otras!

La innovación está permitida en el arte de aderezar. Pero, eso sí, debe hacerse con criterio y sin perder de vista que la función del aderezo es la de aportar un extra de sabor al plato pero ocupando un lugar secundario que no reste protagonismo al ingrediente principal.

En este sentido, nuestro secreto mejor guardado es el sazonador total GOYA. Una vez lo pruebes, ¡no podrás parar! Nosotros ya lo hemos utilizado en recetas como macarrones y queso con especias, fajitas de pollo a la parrilla o esta rica ensalada de pasta sazonada.

Fajitas de pollo

 

Aceite de oliva: el mejor aderezo para tu ensalada

Las ensaladas suelen incorporar siempre un aderezo o aliño para ser más agradables al paladar. La base debe ser siempre un buen aceite de oliva, al que es posible añadir un poco de limón o de vinagre balsámico, sal y pimienta. Y, a partir de ahí, podemos jugar: por ejemplo, agregando un poco de mostaza a esta misma base o apostando por una salsa de yogur.

Las combinaciones son infinitas, así que… ¡decántate por la que mejor se adapte a tu paladar! Lo importante es hacer las combinaciones con la base de virgen extra la opción más saludable y no agregar grandes cantidades de otros ingredientes para no perder la esencia que aporta el aceite.

Sirva de ejemplo esta ensalada de pollo a la parrilla fuerte con vinagreta de salmuera de oliva. ¡Está deliciosa!

Combina equilibradamente

Nos sentamos a comer y pocas veces reparamos en nuestro modo de combinar los alimentos. Sin embargo, cuando lo hacemos adecuadamente, la digestión resulta más ligera (con una asimilación de nutrientes óptima) y evitamos la pesadez y la hinchazón.

En este sentido, una buena idea es combinar las grasas con vegetales, como en un plato de pasta con verduras. No en vano, agregar vegetales a un plato de pasta permite reducir la proporción de carbohidratos y ahorrar algunas calorías. Además, incorpora al plato fibra, diversidad de colores y, por ende, de vitaminas y minerales. Además, esta combinación contribuye a cubrir la cuota diaria de verduras que tanto cuesta lograr.

Por supuesto, cada cuerpo es un mundo: se trata de conocernos a nosotros mismos y aprender del ensayo-error para percibir lo que nos sienta mejor en cada caso.

Cocina de forma saludable

La forma de cocinar influye (y mucho) en el proceso de digestión y absorción de los nutrientes. Y es que no se trata solo de saber combinar alimentos, sino de cocinarlos de forma saludable. ¡No es lo mismo una patata cocida que una frita!

Así que, además de huir de platos precocinados y envasados, no sirve de nada cocinar en casa si no lo hacemos de un modo sano. Conclusión: ante la duda, opta siempre por alimentos al horno, hervidos, al vapor o a la plancha. Si te sirve de inspiración, en GOYA nos hemos lanzado con este guisado de bacalao al horno con pimientos ahumados.

Carameliza los azúcares

Casi todos los alimentos contienen azúcar en alguna de sus formas (maltosa, sacarosa, glucosa, etc) y, cuando se calientan, producen las llamadas reacciones de Maillard que causan la caramelización de los azúcares, consiguiendo el clásico color dorado o pardo que toman éstos al fundirse.

A este proceso es al que se hace mención cuando se dice que un alimento está caramelizado en sus propios azúcares. Quizá el ejemplo más conocido sea la caramelización de la cebolla, un alimento idóneo para condimentar tortillas de patatas o hamburguesas y que confiere a los guisos un sabor intenso, propio de la alta cocina. De hecho, en GOYA ya hemos añadido cebolla caramelizada a un delicioso puré de papa. ¿Te atreves con la receta?

puré de papas

Gratina

Utiliza queso o alguna salsa para gratinar verduras, pastas y arroces. Esto te permitirá aumentar el sabor de tus platos y hacerlos más apetecibles. ¡Prueba a gratinar también tus nachos!

Marina, macera y adoba los alimentos

Las tres técnicas consisten en sumergir los alimentos en algún líquido aromático (aceite, vinagre, especias, etc.) durante un tiempo determinado con diferentes fines (aromatizar, conservar, modificar, ablandar…). ¡Y en GOYA te lo ponemos fácil! Puedes adquirir directamente el adobo con pimienta (o la alternativa sin). Con el primero de ellos te retamos a preparar este delicioso lomo de cerdo adobado al horno. ¡Échale imaginación, añade jugosidad y potencia el sabor de tus platos!

Acompáñalos con un buen sofrito

El sofrito es un preparado de verduras rehogadas que sirve como paso previo y base para numerosas recetas que comemos habitualmente: desde las salsas hasta la paella, pasando por los guisos de carne o pescado, las ollas de legumbres y las sopas. Aporta sabor al conjunto del plato también color y sirve a la vez como un lecho de salsa para que los demás ingredientes puedan cocinarse. Sin ir más lejos, en GOYA hemos sacado partido del sofrito en recetas como la de cerdo a la parrilla, frijoles rojos con setas de otoño o estas apetitosas gambas en salsa de coco.

gambas con salsa de coco

¡No dejes que la pereza pueda contigo! Pásate a la alta cocina con productos GOYA. Y, cuando hagas un plato del que te sientas orgulloso, ¡sube la foto a tus redes sociales y haznos una mención! ¿Aún no eres un experto entre los fogones? ¡Ni te preocupes! Para eso están las recetas de nuestra web 😉

Siete trucos de alta cocina que llevarán tus platos a lo más alto
Valora Este Post
  • Inglés
  • Español

Síguenos

Súmate a nuestra familia GOYA en las RRSS

¡Siempre nos ilusiona compartir nuestros momentos contigo!