º
Goya
vida-saludable

En 21 días estas recomendaciones ya serán hábito, ¿te atreves?

Con esta vida tan acelerada, sedentaria e hiperconectada, no existe una receta mágica para mejorar nuestra salud de la noche a la mañana. No obstante, si se pueden integrar en el día a día pequeños hábitos que nos ayuden a vivir más y de un modo saludable. Si aún estás motivado con tu lista de propósitos de año nuevo, ¡toma nota de estos!

Hábitos de vida saludables:

Cuida lo que comes

Llevar una dieta equilibrada es clave. Al cocinar, es importante utilizar alimentos bajos en grasa, como por ejemplo, nuestra leche de coco light. En general, debes reducir al máximo el consumo de grasas saturadas y detectar, con la ayuda de tu médico, los alimentos que te hacen daño (puede ser el gluten, los lácteos o el azúcar) para sustituirlos por otros. Por supuesto, come más frutas, verduras y súper alimentos (como la quinoa o el amaranto), aporta a tu cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar correctamente y respeta las cuatro comidas diarias. ¡No te alarmes!, también puedes darte un capricho de vez en cuando. Recuerda que no existen alimentos permitidos ni prohibidos… ¡solo hay que cuidar las porciones!

Hidrátate

Es indispensable que bebas, al menos, 2 litros de agua al día. De esta forma se eliminan toxinas, se favorece el metabolismo y la digestión, y se mejora el aspecto de la piel y el pelo. En este sentido, ¡el agua de coco será tu gran aliado! Además de refrescante, es una bebida isotónica natural: ideal para tomar antes, durante y después de una actividad física. En GOYA contamos con una amplia oferta de variedades y sabores (granada, mango, lychee y guayaba). Así que… ¡ya no tienes excusa para no estar hidratado!

Duerme bien

Deberías dormir entre 6 y 8 horas diarias para reponer las energías gastadas. Si no lo haces, además de cansada… ¡estarás de mal humor! Y no solo eso, un descanso insuficiente pasa factura a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Así que… ¡piénsalo dos veces antes de perder horas valiosas de sueño revisando las redes sociales o viendo esa serie que podrías ver al día siguiente!

Visita a tu médico

Es indispensable que te hagas revisiones médicas con regularidad. Del mismo modo, si notas dolores constantes localizados o crees que algo no va bien, deberías acudir a un especialista y tomar medidas al respecto. Tu cuerpo habla; debes escucharlo y aprender a entenderlo.

Di adiós a los vicios

Aléjate del tabaco, el alcohol en exceso (aunque una copa de vino ocasional no hace daño) y la cafeína. Éste es un punto básico. Y sí, sabemos que dejar un vicio de muchos años es complicado…. pero, en estos casos, el esfuerzo merece la pena.

Realiza actividad física moderada

¡Abandona el estilo de vida sedentario! Hacer ejercicio de manera constante produce múltiples beneficios: quema calorías, fortalece los músculos y huesos y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, si tienes dolores o problemas de espalda, te recomendamos practicar yoga, natación o realizar algunos ejercicios básicos de estiramiento. Si el deporte no va contigo, recuerda como poco caminar una hora y media cada día, subir escaleras, etc. ¡No hace falta ir al gimnasio para estar en forma!

Mantén en forma la mente

El cerebro también requiere entrenamiento para no deteriorarse. Debes ejercitar la mente, la memoria, la atención y la concentración. De este modo, disminuirá el riesgo de que padezcas deterioro cognitivo y retrasarás la demencia.

Aséate todos los días

Es importante ducharse cada día, usar ropa limpia, lavarse las manos y cepillarse los dientes tres veces al día.

Evita el estrés y la ansiedad

¡Son los peores enemigos! Para sortear la somatización de enfermedades, intenta permanecer calmado y, si es necesario, apuesta por un buen masaje o cualquier plan que te haga salir de la rutina.

Desconecta

Ni televisión, ni portátil, ni móvil, ni videojuegos. Debes apagar todos los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de irte a la cama. No olvides que la contaminación eléctrica altera el sueño, pues las imágenes excitan nuestro cerebro y no lo dejan descansar. Y, en otro orden de cosas: ¿Eres de los que comen mientras ven la tele? Estas dos actividades son incompatibles y su combinación puede causar sobrepeso. ¿La razón? Ver la tele inhibe la sensación de saciedad, y esto hace que ingiramos más alimentos de los que realmente necesitamos. Así que mientras quede comida en el plato… ¡apaga la pantalla!

vida-saludable-infografia

Hasta aquí nuestros consejos para arrancar el 2019 con otro chip. ¿Te han convencido? Si es así… ¡Valora este post y comparte en tus Redes Sociales! 😉

 

En 21 días estas recomendaciones ya serán hábito, ¿te atreves?
Valora Este Post
  • Inglés
  • Español

Síguenos

Súmate a nuestra familia GOYA en las RRSS

¡Siempre nos ilusiona compartir nuestros momentos contigo!